Museo Banco de México presentará al público una gran colección numismática

Museo Banco de México
Compartir en facebook
FB
Compartir en twitter
TW
Compartir en whatsapp
WA
Compartir en email
Email
Compartir en telegram
Telegram

El gobernador del Banco de México, Alejandro Díaz de León, presentó este 24 de septiembre el nuevo billete de 20 pesos, que será el primer billete mexicano con formato mixto, es decir, su anverso es horizontal y su reverso es vertical, asimismo anunció la apertura del Museo Banco de México

Este nuevo espacio albergará espacios para exhibir nuestra colección numismática, así como para mostrar diversos esfuerzos de difusión en torno a la historia y función del banco central.

El Museo Banco de México, tiene tres ejes fundamentales: la belleza arquitectónica del propio Edificio Principal; la exhibición de lo más significativo de su colección numismática y un esfuerzo de difusión en torno a la naturaleza del dinero y el quehacer del Banco de México. 

Museo Banco de México. El Edificio Principal 

Lo que hoy es el edificio principal de Banco de México, perteneció a la empresa de seguros neoyorkina “The Mutual Life Insurance Company” y se construyó de 1904 a 1905. 

En 1925, este edificio fue adquirido para albergar al Banco de México y fue adaptado y ampliado por el arquitecto Carlos Obregón Santacilia y el ingeniero Federico Ramos entre 1925 y 1927. 

LEER TAMBIÉN: Recorrido virtual del Museo de Antropología CDMX

Para el Banco de México, fue un privilegio que el arquitecto Obregón Santacilia haya intervenido en sus edificios emblemáticos. Tanto en el Edificio Principal como, años después, en el edificio Guardiola. 

Carlos Obregón Santacilia, fue uno de los grandes renovadores de la arquitectura mexicana de la primera mitad del siglo XX. Su legado está impreso en algunos de los

espacios más representativos de nuestra modernidad urbana.

Cuando el edificio fue adaptado para ser la sede del banco central se hicieron cambios en la fachada. También sobre el acceso principal se colocó un conjunto escultórico tallado en cantera por el artista mexicano Manuel Centurión. Se trata de una pareja que representa el trabajo y la abundancia y que custodia el murete donde se inscribe el nombre de Banco de México.

Este inmueble fue reinaugurado el 12 de octubre de 1927. A partir de entonces, además de sede principal del Banco de México, ha sido un referente obligado en la historia de la arquitectura mexicana. Se trata además, de un ícono del Centro Histórico, ubicado en una de las zonas más características de la ciudad. De hecho, el inmueble fue declarado Monumento Artístico en 1987.

Museo Banco de México. La colección numismática 

El Banco de México resguarda una de las más importantes colecciones numismáticas de América Latina. No sólo por su volumen, sino por la calidad y rareza de algunas de sus piezas. 

Actualmente, la colección cuenta con más de 118 mil piezas entre monedas, billetes, especímenes, medallas y piezas varias, tanto mexicanas como extranjeras, y abarca un periodo de más de 2 mil 500 años. 

La colección nació en 1929, a partir de la donación de un importante acervo de moneda virreinal del numismático e historiador Don Manuel Romero de Terreros. Y en el transcurso del tiempo, se ha incrementado sustancialmente mediante donaciones, intercambio con bancos centrales y adquisiciones en el mercado. 

El acervo de billetes nacional incluye las primeras piezas de papel moneda de México. También los billetes de los primeros bancos emisores, la muy heterogénea emisión de la Revolución Mexicana, así como los 7 diferentes ejemplares emitidos por el Banco de México. 

LEER TAMBIÉN:Museo Soumaya celebra su 25 aniversario

A su vez, el acervo de moneda nacional, se integra por medios de cambio prehispánicos documentados, la moneda virreinal, las primeras acuñaciones del México Independiente, las del primer y segundo Imperio, las de la República, las de la Revolución Mexicana, así como la nutrida amonedación contemporánea. 

Además, cuenta con las famosas monedas mexicanas que circularon en otras partes del mundo. Estas cuales fueron reselladas y contramarcadas y constituyen testimonio de las primeras monedas de uso global. 

Finalmente, también incluye monedas regionales y de lugar, como son las fichas de hacienda utilizadas para el pago de la jornada a los trabajadores. 

Por su parte, las piezas extranjeras documentan desde el dinero mercancía hasta las acuñaciones y emisiones contemporáneas. 

En el Museo Banco de México se exhibirán las piezas más representativas de su colección numismática y también están disponibles para su consulta en línea.

Museo Banco de México. Los materiales de difusión sobre dinero y banca central 

Por último, en este espacio se exhibirán diversos materiales didácticos en torno al dinero, su historia y sus funciones. Además de la fundación, historia y funciones del Banco de México. A lo largo de la historia, las sociedades utilizaron como dinero diversos objetos, ya sea piedras, materias primas, objetos ornamentales o metales preciosos. 

En ello era fundamental el consenso social en torno al objeto específico a usar como dinero y la confianza en su amplia aceptación como un medio de pago capaz de resguardar valor. Con el paso del tiempo, las formas del dinero fueron cambiando y adaptándose a las mejores soluciones para la sociedad. 

La historia del dinero migra de formas con valor intrínseco. Su oferta era impredecible e inestable y cuyas variaciones afectaban el intercambio y la actividad económica, hacia formas de dinero inmaterial. Su valor depende de la confianza en las estrategias que sigan sus emisores. 

Así, gradualmente, las tareas de emisión y circulación se asignaron a los bancos centrales y se fue consolidando el dinero fiduciario. El cual eventualmente se desligó por completo de los metales preciosos. 

A lo largo de su trayectoria el banco central ha buscado ser un garante de la prudencia monetaria

Además, desde 1994 cuenta con autonomía para alcanzar sus objetivos constitucionales y legales. Estos son procurar la estabilidad de precios, así como promover el sano desarrollo del sistema financiero y el buen funcionamiento del sistema de pagos. 

El mantenimiento de una inflación baja y estable como un elemento de preservación de valor, está en el centro de la razón de ser del dinero y entraña grandes ventajas, pues genera un ambiente propicio para la planeación y ejecución de proyectos productivos, contribuye a crear más y mejores empleos y preserva el poder adquisitivo de los salarios. 

La confianza en el dinero que usamos cotidianamente, y que construimos día a día, contribuye, de manera a veces poco perceptible pero fundamental, a crear mejores condiciones de vida para todos los mexicanos. 

No hay país en el mundo que haya podido avanzar sostenidamente y desarrollarse sin una moneda que mantenga su poder adquisitivo.

Compartir en facebook
FB
Compartir en twitter
TW
Compartir en whatsapp
WA
Compartir en email
Email
Compartir en telegram
Telegram
Notas relacionadas
Hoy en Unión CDMX