Esta es la casa más antigua de la Ciudad de México

Esta es la casa más antigua de la Ciudad de México

La vieja vivienda es la única sobreviviente de la arquitectura del siglo XVI de la capital virreinal
Redacción | UN1ÓN CDMX | 03/12/2018 05:00

Manzanares 25, en el popular barrio La Merced, es la nomenclatura de la casa más antigua de una de las urbes más grandes del mundo, testigo incólume de la historia, esta vieja vivienda de una familia indígena que trascendió la Conquista española en el siglo XVI, es ahora una casa de cultura que contribuirá a regenerar el tejido social en el límite oriente del Centro Histórico de la Ciudad de México.

Luego de ocho años en su rescate y rehabilitación por parte del Fideicomiso Centro Histórico de la Ciudad de México, bajo la intervención y supervisión del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), este espacio abre sus puertas para acercar expresiones artísticas y oficios a niños y niñas que habitan no sólo en los barrios La Merced y Tepito, en la alcaldía Cuauhtémoc, sino también en Candelaria de los Patos, Venustiano Carranza.

Este predio —próximo a la Capilla del Señor de la Humildad y Avenida Circunvalación— se suma a las iniciativas apoyadas por el INAH para el bien de residentes y visitantes del Centro Histórico: calles peatonales, iluminación de la Catedral Metropolitana, la puesta en valor de las plazas de Santo Domingo y Tlaxcoaque, e inclusive la restauración de “El Caballito” en la Plaza Manuel Tolsá.

La vieja vivienda es la única sobreviviente de la arquitectura del siglo XVI de la capital virreinal, pues casi la totalidad de las construcciones se vieron gravemente afectadas en la centuria siguiente por las inundaciones e innumerables modificaciones en su diseño. 

En su intervención, el arquitecto Juan Benito Artigas dijo que ya en la página 606 de su libro México: Arquitectura del siglo XVI, ponía de manifiesto los diversos aspectos que hacían tan relevante al solar de Manzanares 25: contenía las “casas” de un mismo clan familiar de origen indígena, que sobrevivió a la Conquista española, y en su frente corrían en el pasado las acequias Real y de Regina transportando canoas y trajineras.

Manzanares 25 “es un ejemplo de la creatividad novohispana, porque mantiene la disposición de viviendas contiguas propia de la tradición mesoamericana (en este caso 15 cuartos alrededor de un patio), con la introducción de elementos de la vivienda española como son los marcos de cantera en torno a puertas y ventanas, y la viguería de madera en sus techos. Cada uno de nosotros es esta casa”, sentenció el especialista.

En el centro cultural se realizarán módulos impartidos por educadores capacitados y expertos en el tema: talleres de dibujo, cocina y club de tareas, entre otros. De igual forma contará con un pequeño museo de sitio que dará cuenta de las labores de rescate de la añeja vivienda.

El proyecto Manzanares 25, que también ha sido impulsado por los promotores culturales Gitte Rog, artista danesa, y el cronista Jesús Petlacalco, quienes han sido el enlace con la comunidad, servirá como instrumento entre los habitantes de La Merced y anexas, con su patrimonio histórico.