Que te digan ‘Indio’ es maravilloso: Miguel León Portilla

Que te digan ‘Indio’ es maravilloso: Miguel León Portilla

“Exhorto a todos los que tengan un ancestro náhuatl, zapoteca, purépecha, maya o ñañu, o de cualquier pueblo, que a sus hijos les conserven la lengua"
Redacción | UN1ÓN Puebla | 09/08/2018 18:27

En la sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes, a donde asistió a la mesa “Protagonistas de la Literatura Mexicana: Natalio Hernández”, y a propósito del Día Internacional de los Pueblos Indígenas, el investigador emérito del Instituto de Investigaciones Históricas (IIH) de la UNAM, Miguel León Portilla, indicó que los pueblos originarios son la presencia del tesoro maravilloso de México con sus lenguas.

 

En el marco del Día Internacional de los Pueblos Indígenas, el autor de “Visión de los Vencidos”, señaló que: “Cada lengua es como una atalaya para ver el mundo, nos muestra facetas de la realidad, cada una segmenta mentalmente la realidad. Nosotros tenemos, dicen, 68 lenguas y muchísimas variantes, es un tesoro increíble, una sinfonía; ojalá que no las perdamos”, subrayó.

 

La palabra, añadió, es uno de los máximos tesoros del ser humano, la tenemos como fruto de la evolución biológica, de muchos milenios; tenemos en la cabeza la capacidad simbolizante; entonces, si digo “Xóchitl”, en mi cabeza se aparece la idea de flores, de guirnaldas. “Ese don lo tenemos en México, con tantas lenguas. Recuerden, el tlacuilo era el pintor, pero también el escriba”.

 

México, es un país único por su naturaleza, cultura y gente. “Me gusta citar a López Velarde cuando dice: ‘Suave patria, tu territorio mutilado todavía es tan grande que cuando el tren va por la vía, parece aguinaldo de juguetería’. Hemos padecido mucho, tanto crimen, tanta cosa tan triste, pero tenemos un “tonalli” (soplo divino-destino), y creo en México”.

 

“Exhorto a todos los que tengan un ancestro náhuatl, zapoteca, purépecha, maya o ñañu, o de cualquier pueblo, que a sus hijos les conserven la lengua. A veces, antes les daba vergüenza hablarlas porque les decían ‘indio’... que te digan indio, que te digan pueblo originario, ¡es una cosa ma-ra-vi-llo-sa!”, afirmó.