La sorprendente capilla que guardó la corona de Cristo

La sorprendente capilla que guardó la corona de Cristo

A pesar de la suntuosidad de la capilla, se dice que el costo de su construcción fue mucho menor a lo que pagó el Rey de Francia por la corona de espinas de Cristo
Laura Islas | UN1ÓN | 12/04/2017 05:50

La Santa Capilla de París es uno de los templos más fascinantes en el mundo.

Esta pequeña capilla es una de una hermosa joya de la arquitectura gótica: sus vitrales y techos asombran a sus visitantes.

Sin embargo, la historia de este lugar es todavía más fascinante que su extraordinaria belleza.

La historia de la Saint-Chapelle inicia en 1239, cuando el último emperador de Constatinopla, agobiado por las deudas, vende al rey Luis IX de Francia la corona de espinas de Cristo.

La preciada reliquia llegó a Francia por la ciudad de Troyes, dentro de una arca de plata, con un sello que confirmaba su autenticidad.

El propio Rey de Francia acudió a recibir la corona y con ella realizó una peregrinación hasta la Capilla de San Nicolás en París, donde fue resguardada inicialmente.

Luis IX era un rey sumamente devoto, así que después de comprar la corona de espinas que usó Jesús en su crucifixión, emprendió la búsqueda de más reliquias que fue adquiriendo poco a poco.

Así pues, Francia llegó a comprar un fragmento de la Cruz del Calvario, uno de los clavos, el hierro de la lanza que penetró el costado de Jesús, y la esponja con la que se le dio a beber vinagre.

Para resguardar estos tesoros sacros, el Rey de Francia ordenó construir la Santa Capilla, la cual en un tiempo récord de siete años quedó lista. Su construcción inició en 1242 y en 1248 fue consagrada.

La Santa Capilla cuenta con vitrales que representan mil 113 escenas de la Biblia y la llegada de las reliquias a París; sus vidrieras multicolores tienen una altura de 15 metros.

A pesar de la suntuosidad de la capilla, se dice que el costo de su construcción fue mucho menor a la suma de dinero que pagó el Rey de Francia por la corona de espinas de Cristo.

Las reliquias de la Pasión de Cristo se encuentran actualmente en Notre-Dame, catedral de París, donde se exhiben en la Sala del Tesoro todos los viernes de Cuaresma.

La Saint Chapelle ya no es un lugar de culto; en la actualidad se realizan algunos conciertos de música clásica en su interior. Además de que está abierta para la visita de turistas. Se ubica dentro del actual Palacio de Justicia de Francia, en la llamada Ile de la Cité.

Recientemente se concluyó un mantenimiento de los vitralese, el cual duró más de seis años y costó 9.5 millones de euros; además, se colocó la estatua del Arcángel San Miguel, el patrono de Francia, en la cúspide la capilla.

Checa en nuestra galería algunas fotos de este impresionante lugar y te compartimos un par de videos que el Centro de Monumentos Nacionales de Francia ha realizado sobre la Sain-Chapelle.