El olvidado Penacho de Cuauhtémoc que está en París

El olvidado Penacho de Cuauhtémoc que está en París

Junto con el Penacho de Moctezuma, que se encuentra en Viena, el de Cuauhtémoc es de unas las pocas piezas de arte plumario prehispánico que aún existen
Redacción | UN1ÓN | 15/10/2020 00:30

En el Museo Quai de Branly, ubicado en París se encuentra una de las piezas más enigmáticas del México prehispánico: el Penacho de Cuauhtémoc.

Junto con el Penacho de Moctezuma, el cual se encuentra en Viena, Austria, el de Cuauhtémoc es una las pocas piezas de arte plumario que aún se conservan en el mundo.

LEE TAMBIÉN: ¿Qué es el Penacho de Moctezuma y por qué no podría regresar a México?

Durante 16 años, Miguel Gleason, investigador y periodista mexicano, se dio a la tarea de recorrer más de 300 ciudades y 450 museos, iglesias y bibliotecas para en 17 países de Europa, para documentar la existencia de objetos mexicanos.

A partir de esta labor, publicó en 2015 el libro "México insólito en Europa", el cual reúne una selección de 600 imágenes. El prólogo de este libro fue escrito por el maestro Miguel León-Portilla.

Entre los hallazgos de Miguel Gleason se encuentra la pieza que él llama el Penacho de Cuauhtémoc, debido a que perteneció al último tlatoani de los mexicas.

“Yo sabía de la probable existencia de este penacho desde que hice el trabajo de México en Francia. Antes de que cerrara la edición me moví para encontrarlo pero no lo vi físicamente, solo pude conseguir una mejor foto que la que había visto al inicio de mi investigación y la incluí en el libro. Tiempo después lo pude ver y grabar en video y hablar con los especialistas del INAH para invitarlos a que lo estudiaran”, narró Miguel Gleason en una entrevista realizada con la Agencia Informativa Conacyt en 2017.

La pieza que permanecía resguardada en el Quai de Branly fue descrita por el coleccionista y anticuario francés Eugene Boban (1834-1908) como un “objeto que le perteneció al último emperador de México Cuauhtemoctzin".

Al igual que el Penacho de Moctezuma, el de Cuauhtémoc fue ofrecido a Maximiliano y de esta forma fue que llegó a Europa.

¿Un penacho que no es penacho?

Miguel Gleason señaló que gracias a los conocimientos que ha adquirido tiene dudas sobre que el Penacho de Cuauhtémoc haya sido empleado como un penacho. 

El investigador narró que cuando vio la pieza de arte plumario en el Quai Branly quedó sorprendido porque era muy distinto a como se lo había imaginado, pues lo esperaba del tamaño de un sombrero y no es así, es mucho más pequeño, de apenas 28 centímetros totalmente extendido.

En su opinión, más que un penacho, este objeto pudo ser una parte de una estructura perteneciente a un tocado, objeto de ornamento que sólo podían usar personajes de alta jerarquía en el México prehispánico, como se pueden ver en algunos códices procedentes de esa era.

Independientemente de que sea o no un penacho, este objeto es extraordinario porque es una de las muy pocas piezas de arte plumario prehispánico que se conservan.  

¿Cómo es el Penacho de Cuauhtémoc?

Su estructura central es un círculo de ocho centímetros y medio con una doble cruz de madera en el centro que le da fuerza para resistir todo el peso.

El resto de la pieza es de arte plumario: las plumas de aves -que no se tienen identificadas- están entretejidas para formar flores incluso con sus pistilos.

Se trata de alrededor de 200 flores de diferentes colores y de un objeto también pequeño, al parecer un ave, quizás un colibrí, que caen de toda el área de la estructura central y que tienen movimiento independiente hacia arriba y hacia abajo para alcanzar la extensión mencionada.

Cada una de estas flores está hecha de tejido de ave, que en uno de sus extremos fue retirado el pelambre de la pluma para formar una argolla, que por el material natural del que está hecho es muy resistente y se pudo colgar de la estructura central del llamado Penacho de Cuauhtémoc y así ha resistido el paso del tiempo.

La triste historia del Penacho de Cuauhtémoc

Gleason supo por primera vez de la existencia de esta pieza en 2003, cuando trabajaba en su libro “México en Europa”, entonces conoció una fotografía muy mala de este objeto, pero se le dijo que ya no existía, pues se había desintegrado.

Para su segundo libro decidió buscar el rastro del llamado Penacho de Cuauhtémoc y lo encontró en el catálogo de piezas existentes del Museo de Quai Branly.

Actualmente el llamado Penacho de Cuauhtémoc se encuentra en bodega, en reserva, pero con todas las condiciones de cuidado para asegurar su perfecta conservación.

Este contenido fue elaborado con información de la agencia de noticias Conacyt y Notimex

Términos relacionados: