Últimos sismos en México: ¿dónde consultarlos?

Últimos sismos en México: ¿dónde consultarlos?

El Servicio Sismológico Nacional de la UNAM (SSN) se encarga de monitorear la actividad sísmica en México, a través de una red integrada por 61 Observatorios Sismológicos
Redacción | UN1ÓN CDMX | 17/09/2019 06:00

Los sismos son uno de los fenómenos naturales que ocurren con más frecuencia en México.

Todos los días tiembla en México aunque la mayoría de los movimientos no son perceptibles para la población.

Los temblores son fenómenos que no se relacionan con el calendario, pueden ocurrir en cualquier época del año. 

El Servicio Sismológico Nacional de la UNAM (SSN) se encarga de monitorear la actividad sísmica en México, a través de una red integrada por 61 Observatorios Sismológicos Estándar.

La información sobre los últimos sismos en México está disponible en el sitio web del SSN. Da clic en este enlace para conocer esta información.

Cada uno de estos observatorios cuenta con un sismómetro de tres componentes con respuesta plana de 120 ó 240 Hz hasta 50 Hz y un acelerómetro de tres componentes; además de un digitalizador de 24 o 26 bits que permite almacenar de manera local la información generada, así como enviarla a través de los distintos medios de comunicación utilizados. 

Además, se cuenta con 43 sistemas GNSS para el monitoreo del desplazamiento.

Los observatorios del Sismológico Nacional se localizan primordialmente en las costas del océano Pacífico, golfo de México y eje neovolcánico.

Para conocer más sobre la red de monitoreo del SSN, da clic en este enlace.

 

 

 

¿Cómo se detecta un sismo?

Al propagarse la ondas sísmicas provocan el movimiento del suelo por donde pasan. Para registrar estos movimientos se utilizan equipos denominados sismógrafos o acelerógrafos, cuyo principio de operación, basado en la inercia de los cuerpos, consiste de una masa suspendida por un resorte que le permite permanecer en reposo por algunos instantes con respecto al movimiento del suelo. Si se sujeta a la masa suspendida un lápiz que pueda pintar en un papel pegado sobre un cilindro que gira a velocidad constante, se obtiene así un registro del movimiento del suelo o sismograma.

Los sismógrafos modernos utilizan este mismo principio de operación, solo que para su implementación utilizan componentes mecánicos y electrónicos para obtener una señal eléctrica proporcional al movimiento del suelo, la cual puede almacenarse en forma local o ser transmitida por algún medio de comunicación (teléfono, radio, satélite) hasta un centro de adquisición.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE LOS TEMBLORES EN MÉXICO: