UNAM dará seguimiento a sismo de Pinotepa

UNAM dará seguimiento a sismo de Pinotepa

Los sismos no se pueden predecir: Xyoli Pérez Campos, jefa del Servicio Sismológico Nacional (SSN), de la UNAM
Redacción | UN1ÓN CDMX | 17/02/2018 20:12

 

“Los sismos no se pueden predecir. Vivimos en un País altamente sísmico y siempre debemos estar preparados”, enfatizó la jefa del Servicio Sismológico Nacional (SSN), de la UNAM, Xyoli Pérez Campos, en conferencia de prensa.

Luego del movimiento telúrico registrado el 16 de febrero pasado, a 11 km de Pinotepa Nacional, en Oaxaca, con una magnitud de 7.2, la investigadora del Instituto de Geofísica de la UNAM recordó que vivimos en un país con cinco placas tectónicas, pero esto no hace que científicamente podamos saber cuándo se generará un nuevo movimiento sísmico.

Pérez Campos precisó que el movimiento telúrico se generó a 12 km de profundidad por el deslizamiento de la placa de Cocos que se está subduciendo bajo la Placa de Norteamérica, en lo que se conoce como un sismo interplaca.

La especialista informó que hasta las 10:40 de la mañana del sábado se habían registrado 590 réplicas del sismo del 16 de febrero, por ello especialistas del Servicio Sismológico Nacional viajan a la zona para instalar equipos de monitoreo temporales que revisarán las réplicas del movimiento, que fuera percibido en gran parte del territorio nacional, añadió Pérez Campos.

Precisó que este evento sísmico es independiente al registrado el 7 de septiembre de 2017 en el Itsmo de Tehuantepec, del cual se han registrado hasta el momento 18 mil 382 réplicas, un récord histórico precisó.

“Cada evento es diferente, por ejemplo, el del 19 de septiembre, solo tuvo 39 réplicas y se registraron un par de días. Por eso la necesidad de instalar ahora las estaciones temporales en Pinotepa Nacional. Cuando veamos que ha disminuido el número de réplicas y que ha regresado la zona a su registro habitual se recogerán estas estaciones.

“En el Istmo de Tehuantepec tenemos todavía estaciones temporales registrando las secuencias de sismos, esto en colaboración con el departamento de sismología del Instituto de Geofísica, con la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez y con la Universidad de Texas, el Paso”, aclaró Pérez Campos.

Recordó que el sismo experimentado la tarde del 16 de febrero fue 32 veces más pequeño que el experimentado el 7 de septiembre, y 1.5 más grande en liberación de energía que el del 19 de septiembre, la diferencia en cuanto a los daños y la percepción de la gente está relacionada con la lejanía, pues el temblor en Pinotepa está mucho más lejos de nosotros.

La especialista comentó también que está en marcha la instalación de 52 estaciones nuevas estaciones de monitoreo para diferentes regiones del país, las cuales se sumarán a las 168 que envían actualmente información al SSN.